Billetes de polímero

El billete de plástico está fabricado con un polímero polipropileno biaxialmente orientado (BOPP). Este soporte permite una notable mejoría respecto a la conservación, durabilidad y medidas de seguridad en relación con los tradicionales billetes de papel de algodón.

619_billete_plastico

“Billetes de 100 dólares canadienses. Al ser de plástico son resistentes al agua”

El último caso en relación con este tipo de billetes lo ha protagonizado el Banco de Inglaterra, el cual estudia empezar a emitir este nuevo soporte y ya está analizando las más que probables ventajas de imprimir el papel moneda en plástico en lugar del tradicional algodón.

De hecho, algunos estudios realizados destacan que los billetes de polímero son resistentes a la suciedad y a la humedad y que su vida útil supera en al menos 2,5 veces la de los billetes de papel, por lo que el Banco de Inglaterra estima que en diez años ahorraría hasta 100 millones de libras (120 millones de euros) produciendo estos nuevos billetes. Si finalmente se opta por el nuevo tipo de billete, se reducirá el tamaño de los mismos para que se asemejen a los de otros países, aunque se mantendrá intacto el aspecto con el que cuentan.

Actualmente, una veintena de países utilizan los billetes de polímero. Algunos de ellos son México, Nueva Zelanda o Canadá. Por su parte, el primer Banco Central en incorporar este material fue el Banco de Australia, en 1988.

Esto refleja otra prueba más de la importancia que está protagonizando el plástico en nuestra vida cotidiana, donde cada vez está adquiriendo más relevancia.

Polymer_world-1-

“Países con billetes de polímero en circulación”

¿Y tú? ¿Opinas que en España terminará insertándose el billete de plástico?

La apuesta segura de futuro

El reciclado de los plásticos significa la recuperación y el reprocesamiento de los mismos, una vez finalizada su vida útil, para usarlos en nuevas aplicaciones.

amarillo

Nuestra cultura de usar y tirar hace que el porcentaje de envase en la bolsa de la basura sea cada vez mayor. Si los recuperamos, les damos una segunda vida, y esto depende en gran medida de nosotros, los consumidores.

Debido a que el reciclado de productos mezclados exige procedimientos costosos y complejos de separación para obtener las máximas ventajas del mismo y eliminar el problema de la contaminación, la solución óptima es partir de una recolección diferenciada orientada a la generación de desperdicios de la misma especie.

El proceso de reciclado más eficiente involucra la separación de los materiales de acuerdo al tipo de resina. Separar los envases en casa para dejarlos en el contenedor amarillo no es más que un pequeño esfuerzo que beneficia a toda la sociedad, en especial, a las GENERACIONES FUTURAS.

De los plásticos transformados en Samafrava se obtienen distintos productos en función del soporte reciclado. Algunos ejemplos son:

PET: Desde botellas de bebidas gaseosas a filamentos para alfombras, almohadones, etc.

PVC: Desde botellas de agua mineral a suelas de zapatos.

PELD/PEHD: Desde bolsas de basura a film para agricultura.

BOPP Y PPCAST: Desde partes para el automóvil a mobiliario urbano.

 

 

El problema es de todos, pero la conciencia es individual. ¡Cuídala!